En ocasiones se tiene la determinación para cambiar y soltar aquello que nos daña, sin embargo cuando llega el momento de abandonar ese recuerdo, de terminar esa relación codependiente o de correr riesgos para mejorar, el miedo se apodera de la mente por distintas razones:

Puede ser por temor al cambio, porque se cree muchas veces que la cosas en lugar de mejorar pueden empeorar y es más sencillo enfrentar lo que ya se conoce que abrirse a nuevos horizontes.
Temor a no tener el control de alguna situación o persona si se toma una actitud diferente ante cierto problema.
La negación a perder algo que nos gusta o nos provoca alivio aunque sea momentáneo (alcoholismo, narcóticos, cigarrillo)
Baja autoestima
Apego hacia una situación, persona o lugar aunque las cosas no vayan bien.

NUEVO VIDEO ⇨⇨

Hay que pensar y analizar que el pasado es algo que no se puede cambiar; lo único que se puede trazar el es futuro y antes de éste se encuentra el hoy, pues lo que realmente tenemos en nuestras manos son nuestras acciones del presente: no desgastes tu energía repasando una y otra vez “¿Qué hubiera pasado si…?” “Si hubiera hecho esto” “Todo es culpa de”. Deja atrás lo que no puedes controlar, acéptalo y podrás concentrar tu atención en mejorar tu porvenir.

💟💟 FanPage:

Video en Youtube